VII Sesión Martes Solidarios

10959539_360138507518976_1426970960627090564_n

Hola otra vez, queridos lectores. Estamos de vuelta con un resumen de la VII Sesión de Martes Solidarios. En esta ocasión contamos con la presencia física de Javier Sarasola, y virtual (en una conexión vía Skype) de Libia Losada, que nos hablaron de su proyecto de suministro de agua con tecnologías de bajo coste para el fortalecimiento de capacidades en Guidimakha, Mauritania. Proyecto de Acción contra el Hambre Euskadi en colaboración con el grupo de Agua y Saneamiento para el Desarrollo de la UPM, y alcaldías e instituciones de las comunas donde se desarrolla el proyecto.

El objetivo principal de este proyecto era la reducción de la mortalidad por malnutrición, además de la transferencia de información sobre bombas de Mecate y el análisis de puntos sensibles de captación de agua.

El contexto social de Mauritania es muy diverso, la mayoría de la población es maure, árabes (20-30%) y otras minorías étnicas de Mali y Senegal, con un grupo de castas muy marcado. Es un país a la cola en igualdad de género. En el caso de la región de Guidimakha, la población estimada es de 230.000 habitantes, la mayoría de ellos en zonas rurales, viviendo el 40% de la población en situación de pobreza extrema. Según los indicadores AGV:

-17.3% tienen acceso a agua limpia.

-57% de la población no se lava las manos.

-65% tira la basura en cualquier lado.

-6.8% sufren malnutrición aguda.

Estos datos son los de la región, que tiene los peores datos del país, aunque no debiera pues la calidad de sus suelos no es de las peores del país.

En el caso del contexto hidrogeológico, se observan 4 regiones cláramente diferenciadas: la cuenca costera, en la frontera con Senegal, con acuíferos muy contaminados de sal y pesticidas. La contaminación con sal se debe a que la costa está a un nivel menor que el nivel del mar, por lo que el agua del mar se adentra aguas arriba de las desembocaduras fluviales. La zona norte, la cuenca del Tabueni, con materiales sedimentarios muy antiguos que ya están consolidados (se han añadido carbonatos y silicatos, endureciendo el suelo) y la cadena mauritanides, donde no hay acuíferos. A la vista de este contexto, interesa más la zona Este, ya que los materiales sedimentarios del río Senegal son más modernos, y por tanto es más sencillo perforar el suelo, y se puede producir una recarga fluvial y pluvial (aunque muy excasa ésta última) del acuífero.

A la hora de la selección de las comunas beneficiarias directas (ahora mismo el proyecto se encuentra en esta fase), se tuvieron en cuenta los siguientes criterios:

-La tasa de malnutrición.

-Que el principal uso de los recursos hídricos vaya a ser la producción de alimentos.

-Que la profundidad del nivel freático no supere los 20 metros (por motivos técnicos).

-Que los suelos sean lo suficientemente blandos como para ser perforados.

-La distancia de los puntos de agua a las aldeas.

El Anticiclón de las Azores, el de Santa Elena y el Sahariano de invierno, este último con fuertes vientos secos, provocan un déficit de recursos hídricos, además de una alta variabilidad interanual de precipitación (de aproximadamente un 35%). El clima se caracteriza por una estacionalidad muy marcada de las lluvias (siendo la temporada de lluvias de Junio a Septiembre), y con unas temperaturas muy altas en la época seca (de Febrero a Junio), que secan los pozos más superficiales. Mauritania también sufre de sequías recurrentes (cada vez más frecuentes) y de una alta dispersión geográfica de las lluvias, por ejemplo este año hay zonas con mucho déficit de agua, mientras que en otras, las precipitaciones han sido más abundantes de lo habitual.

20150428_204032

En las zonas con escasez de agua, los animales no encuentran pastos, lo que les hace bajar de peso y disminuir su valor, además muchas cosechas se echan a perder, por lo que se depende de los alimentos de importación, con los que se especula. Todo esto provoca que casi 300.000 familias estén ahora en situación de inseguridad alimentaria, pudiendo llegar a 600.000 familias al final de la temporada seca. A raiz de esta situación, se llegó a la conclusión de que lo necesario era aumentar los recursos hídricos estables.

Los únicos recursos hídricos más o menos estables de la zona son las aguas subterráneas, cuyos pozos hay que excavar manualmente, y se hace necesario el uso de bombas manuales (en este caso, bombas de Mecate) para su extracción. La perforación manual es la más sencilla, aunque es necesario que el terreno no sea muy duro. La técnica de perforación depende del tipo de suelo.

Problemas y soluciones de la perforación manual: en ocasiones las tierras tienen apantallamiento, cargas superficiales de materiales sedimentarios endurecidos con carbonatos. Las precipitaciones y la época del año también son determinantes a la hora de la exacavación.

Una vez alcanzada el agua, debe ser estudiada su calidad (pH, contaminación fecal, turbidez, sales disueltas,…).

Terminada esta explicación por parte de Javier, hubo una conexión vía Skype con Libia, que actualmente está en Mauritania, y que nos contó cómo iba el proyecto sobre el terreno, y los distintos problemas a los que están teniendo que hacer frente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s